martes, 16 de agosto de 2011

CONDUCCIÓN EFICIENTE (I)

 La conducción eficiente es un nuevo modo de conducir, sí, sí me voy a atrever a enseñarles a conducir. Supongo que muchos ya sabéis de que se trata es muy probable que hayáis asistido a algún curso organizado por una autoescuela o un organismo oficial.
Si ya sabéis conducir de este modo mostrar este blog a amigos y conocidos que no sepan, ya que creo que esta es la manera que deberían enseñar en las autoescuelas  a todos los novatos, y no aplicar medidas impopulares tales como la reducción de velocidad en autopistas, una auténtica tontería, ya que donde realmente se ahorra combustible es en ciudad. He dividido el artículo en varios apartados dado que el tema es un poco largo, pero no se me amilanen y terminen de leerlo hasta el final. Es interesante

Con la conducción eficiente conseguimos varias cosas, sin que por ello perdamos tiempo en nuestros desplazamientos. ¡¡¡AQUÍ ESTA LA EFICACIA!!!, gastamos menos gasolina y tardamos lo mismo en hacer el mismo recorrido.

La conducción eficiente:
          Baja el consumo de carburante
          Reduce la contaminación ambiental
          Aumenta el confort en la conducción

Unos datos estadísticos*: En España el sector del transporte quema más del 60% del petróleo consumido,  y de este, el 80% corresponde al tráfico rodado. Mucho petróleo ¿verdad? El vehículo automóvil consume un 15% de la energía total consumida en nuestra querida España. El 40% de las emisiones totales de CO2 originadas por el consumo de energía proviene del transporte por carretera.

Las principales ventajas del nuevo estilo de conducción eficiente son:

1.             Para el propio conductor: mejorando el confort de conducción y disminución de la tensión y por supuesto reduciendo el riesgo y la gravedad de los accidentes; se trata de ir a una velocidad constante evitando frenazos y acelerones, con los correspondientes ruidos. Un ejemplo de confort acústico: un coche a  4000 rpm hace el mismo ruido que 32 a 2000 rpm. Sorprendente, ¿a que sí? La conducción  eficiente se tiene que hacer de una forma tranquila, evitando el estrés. En Suiza calcularon esto y podemos llegar a tener un 35% de aumento en el confort (No me digan como lo hicieron. Lo que sí puedo decir es que desde que empecé a conducir así he dejado de insultar a los demás conductores por su torpezas y me insultan menos a mí por las mías, ya que cometo menos. Verídico, ya solo por esto merece la pena empezar a conducir de este modo)
2.             Para el parque móvil: ahorro económico de combustible, disminución de costes de mantenimiento (frenos, embrague, caja de cambios, neumáticos y motor).  Conduciendo con una suficiente anticipación, por ejemplo en las rotondas, aumentamos nuestra seguridad y la de los demás. Esto se traduce en dinerito fresco que nos ahorramos
3.             Globalmente: reduciendo la contaminación urbana que mejora la calidad del aire que respiramos. Reduciendo las emisiones de CO2 y con ello la mejora de los problemas de calentamiento de la atmósfera, y, de paso, ayudando a que se cumplan los acuerdos internacionales en esta materia. Y desde luego ahorrando energía a escala nacional que incide en la balanza de pagos y en la reducción de dependencia energética exterior. Parece que no, pero es totalmente cierto. Podemos ayudar a nuestros gobernantes de una manera directa. Claro que si no quieres ayudar, haya tú, házlo por la tierra y el medio ambiente entonces.

Vamos al meollo con las principales reglas de la conducción eficiente

Al fin de optimizar su conducción y lograr dominar la “conducción eficiente”, estas son las principales claves a tener en cuenta:
1.       Circular en la marcha más larga posible y a bajas revoluciones
2.       Mantener la velocidad de circulación lo más uniforme posible
3.       En los  procesos de aceleración, cambiar de marcha entre 2000 y 2500 revoluciones en motores de gasolina y entre 1500 y 2000 en los motores diésel.
4.       En los procesos de desaceleración, reducir de marcha lo más tarde posible.
5.       Y recordar que mientras no se pisa el acelerador, manteniendo una marcha engranada, y una velocidad superior a 20 km/h, el consumo de carburante es prácticamente nulo.
6.       Mantener un campo visual adecuado de todo lo que nos rodea

EL ARRANQUE
Para realizar el arranque de forma correcta tanto desde el punto de vista mecánico, como de consumo, es muy conveniente arrancar el motor sin acelerar.  En un automóvil moderno se realizan de forma automática todos los preparativos necesarios para el arranque de coche.  Por tanto la costumbre de acelerar cuando se arranca el motor solo sirve para desajustar la regulación electrónica y resta rendimiento a la operación. Esto parece una perogrullada, pero si se fijan un poco paseando por la ciudad nos damos cuenta que la gran mayoría de los conductores aceleran a la hora de arrancar. Antes sí. Hoy no.
El inicio de la marcha se debe de realizar de la siguiente manera. Una vez arrancado el motor en los coches de gasolina se ha de iniciar la marcha inmediatamente porque el esperar con el motor en marcha no aporta ninguna ventaja, ya que ralentiza el calentamiento del motor. En los coches diésel conviene esperar unos segundos una vez que el coche se ha arrancado el motor antes de comenzar la marcha con ello se logra que llegue el aceite en buenas condiciones a la zona de lubricación.
Cuando un coche está parado o al ralentí, consume muy poco combustible; solo el necesario para generar la potencia que hace girar el motor; pero si el coche no se mueve, el consumo medio en litros/100km aumenta, por ello en periodos de ralentí debemos evaluar si paramos el motor o no. Si estamos seguros de que vamos a estar más de un minuto parados es mejor apagar el motor. Muchos coches actuales ya lo hacen automáticamente, si nuestro coche no tiene estos adelantos, tenemos que saber que el arrancar gasta más combustible de ahí lo de esperar por lo memos un minuto, evaluar la parada que vamos a realizar, si conocemos la rotación de un semáforo, por ejemplo y sabemos que va a estar en rojo tres minutos, pues ya sabemos lo que tenemos que hacer, pero ojo con esto los fines de semana porque cambia la frecuencia, por lo menos en el Ayuntamiento de León. Otra cosa que deberíamos hacer en ciudad es calcular el consumo de combustible por litros/hora en vez de por litros/km. Ya explicaré cómo se hace. Tengo que dejar algo para otros capítulos si no me quedo sin ideas.

Para ser el primero ya hemos enseñado bastante, en el próximo capítulo veremos cómo hemos de comportarnos en marcha.





*La mayor parte de los datos y estadísticas aquí expuestas están recogidos del Ministerio de Industria, EREN (Manual de Conducción Eficiente), Junta de Castilla y León.

1 comentario:

  1. . COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tus comentarios. Un saludo